top of page
  • Foto del escritorBernardo Ramírez

¿Cómo enseño a mi hijo o hija a ir al baño?


A veces, buscamos la receta adecuada, cuando en realidad cada niño lleva su propio proceso. Pero es importante identificar en qué momento podemos enseñar a nuestro niño o niña a ir al baño.


  1. Camina solo, sabe sentarse por sí solo en una sillita o un escalón

  2. Avisa si está sucio su pañal o avisa cuando va hacer popó o pipí

  3. Se aleja o esconde para hacer popó.

  4. Sabe subir y bajarse pantalones o ropa interior

  5. Detectamos que cada vez son más las horas que está el pañal seco/limpio o incluso detectamos el horario o momento en que nuestro hijo/hija hace del baño.

Si nuestro pequeño/a ya cumple con la mayoría de los puntos anteriores, qué debemos hacer para iniciar la enseñanza de ir al baño.


Primero entender que es un proceso de aprendizaje, requiere tiempo y paciencia. Debemos elegir un momento en el que no haya cambios importantes en casa, por ejemplo, una mudanza, el nacimiento de un hermanito; se recomienda realizarlo en época de calor ya que usan menos ropa.



Debemos entender que la ropa y los zapatos van a resultar dañados en el proceso, eso como adultos lo asumimos y entendemos que el niño no tiene la culpa, está aprendiendo, por ello es recomendable que utilice huarache o ropa ligera, de rápido lavado.


Vamos a motivar que nos diga si quiere ir al baño, y enseñarle como quitarse más fácil su ropa, sin botones o cierres que puedan complicarle al momento de querer ir al baño.


El bañito:


No a todos lo niños les encanta el baño de adulto con adaptador, les da miedo y no a todos los niños les encanta la bacinica, podemos intentar con una y si no funciona cambiar a la otra, si optamos por adaptador, debemos proveer un banquito para que tenga acceso más fácil.


Cómo empezamos.

Muéstrale la bacinica. Explícale la nueva rutina para ir al baño, con pasos simples:


  • En primer lugar, sienta al niño en la bacinica completamente vestido.

  • Uno o dos días después, lleve a su niño a la bacinica varias veces al día.

  • Finalmente, comienza la nueva rutina con el niño, estableciendo horarios específicos todos los días para ir a la bacinica. Estos horarios podrían ser después de que el niño se levante, después de comer y antes de dormir la siesta o de acostarse.


Elogia los avances

Motiva a que avise, felicítalo por avisar, incluso si ocurre un accidente camino a la bacinica. No lo castigues ni amenaces con castigarlo. El aliento y el apoyo motivarán al niño a seguir intentando y a dar el siguiente paso. Festeja los avances del niño, por ejemplo, al pasar de los pañales a la ropa interior.

Importante:


Los niños primero aprenden control diurno, durante el día, posteriormente el nocturno. Procuremos que durante el día no utilice pañal, en la noche para dormir le podemos colocar un pañal entrenador, conforme va aprendiendo el control diurno, nos daremos cuenta que poco a poco amanecerá con su pañal seco o avisará si quiere ir al baño en la noche.


Recuerda que en NäNä podemos apoyarte en esta tarea y si notas que algo no anda bien no dudes en consultarnos.




75 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page