top of page
  • Foto del escritorBernardo Ramírez

Rutinas


En esta época en la que por medidas de salud se han modificado las dinámicas y estamos más tiempo en casa, hay familias que realmente se les está haciendo complicado organizarse.


Escuchamos que hay que crear rutinas para poder lograrlo, sin embargo, una rutina requiere tiempo y también debe responder a las necesidades familiares.


Cuando pensamos en rutinas pensamos en horarios y calendarios y nos damos cuenta al final del día que no logramos apegarnos a un horario y mucho menos a los días o tiempos previstos.


¿Cómo podemos empezar?


Primero, identifica tus horarios familiares, a qué hora despiertan en casa, cuáles son sus horarios de alimentación, si te cuesta trabajo identificar horarios en específico, entonces debes crearlos, ya que son la base para estructurar tu día.


Posteriormente deberás integrar las actividades de higiene y en este caso, las actividades escolares y laborales. No podemos pretender limpiar diario la casa, lavar ropa todos los días, además proporcionar tiempos laborales – home office – y también cumplir con actividades escolares, todo esto antes de las 2 de la tarde, debemos priorizar y optar por organizarnos en relación a las necesidades. Cuando hay niños pequeños en casa, pareciera que todo urge y todo es prioridad, sin embargo dejamos de lado que ell@s pueden colaborar en actividades de la casa, de esa forma mejoramos los tiempos que le dedicamos a tareas del hogar y podemos concentrarnos en actividades académicas, culturales o de ocio.


Ya que tenemos identificadas y priorizadas las actividades, es recomendable acomodarlas en un horario adecuado, dando tiempos reales, para cada actividad, cuando mencionamos tiempos reales nos referimos a que en esos tiempos debemos contemplar los tiempos de respuesta que requieren nuestros hijos, para fomentar su autonomía en actividades, por ejemplo en autocuidado e higiene debe aprender a vestirse solo, si es pequeño, sabemos que le tomará más tiempo a que lo hiciéramos por ellos, sin embargo, el logro estará en que él o ella lo hace por sí mismo, así que no puedo destinar 5 minutos a esa actividad, dependerá de cada niño o niña y el tiempo que requiera conforme a su edad.


Ya que definimos actividades diarias y tiempos de ejecución, debemos recordar que nuestros pequeños en casa no saben leer el reloj, y la temporalidad es un concepto que aún se encuentra en proceso de consolidarse, es por ello que lo mejor es diseñar un esquema visual, donde puedan ver de forma clara y lúdica los progresos durante el día.


Para los más grandes, las y los adolescentes en casa, un reloj de pulsera les puede ayudar a medir tiempos de ejecución.


Recordemos que una rutina debe proporcionar conductas de autorregulación, al principio nos será necesario marcar el paso, pero en realidad lo que buscamos es que se apropien de su rutina y sepan que actividad sigue y los avance que van obteniendo durante el día.


En resumen...

Te dejamos unos ejemplos para que diseñen su rutina familiar.


Un tablero de puntos puede ser buena idea para motivar a todos a completar sus quehaceres.



También el estilo de compuertas que se deben cerrar al terminar una actividad puede ayudar.


No dudes en compartirnos tus estrategias.

63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page