top of page
  • Foto del escritorBernardo Ramírez

¿Es malo dejar que los niños y niñas se aburran?

Actualizado: 30 abr 2020

Cuando un niño o una niña expresan estar aburridos creemos de facto que debemos ofrecer entretenimiento. En realidad el aburrimiento no es negativo, es una gran herramienta que podemos tener para iniciar procesos creativos e imaginativos.


El aburrimiento es un estado previo al inicio del juego y de la creatividad, se necesita ese momento de calma, muchas veces como padres, tener en casa un “niño aburrido” nos genera angustia y se busca de forma inmediata como “resolver ese problema”, el aburrimiento no es un problema, la angustia que se puede generar suele recaer más en lo que le preocupa al adulto por tener a un niño “inactivo o improductivo”, entre comillas, ya que es un pensamiento adulto tener que estar siempre haciendo algo; y es cuando se ofrece juguete, actividad dirigida, televisión, dispositivo, etc., sin dejar que el niño de forma independiente inicie una búsqueda o se acerque a algo que le interese.


También es importante el entorno, una habitación saturada de juguetes, una casa inflexible para el juego creativo, poca disponibilidad del adulto a jugar, el acceso inmediato a dispositivos o televisión, suelen dificultar el acercamiento a la creatividad e imaginación del niño.


¿Qué debemos hacer cuando nuestro hijo o hija están aburridos en casa?


La primer respuesta…. nada, no tenemos que hacer nada para redirigir ese aburrimiento, pero si tenemos una gran responsabilidad sobre el entorno.


  1. El espacio de juego, si la habitación es el espacio de juego, el material debe estar al alcance del niño, si hay saturación de juguetes, tal vez sea necesario iniciar con una limpieza de juguetes, tal vez hay algunos que ya no se utilizan. Si destinamos otro espacio de juego, será un espacio donde el material esté al alcance y no pase nada si hay pequeños accidentes como manchas o derrames de líquidos.

  2. Los juguetes y materiales, cuando saturamos de juguetes o de estímulos, a veces es más difícil para el niño decidirse a utilizar alguno.

  3. Los adultos también juegan, puede ser difícil para nuestros pequeños en casa aprender nuevas dinámicas de juego, sobre todo si están acostumbrados a situaciones muy dirigidas o a dispositivos electrónicos, así que podemos apoyar y ser compañeros de juego, dejarnos guiar por el juego del niño


El juego libre es un espacio en donde el niño y la niña recurren a su imaginación, las cosas se convierten en aviones, coches, naves espaciales, el cucharón de la cocina en espada, el colador en casco, la escoba en caballo, etc., lo importante es la flexibilidad del entorno y del adulto.


Recordar que la casa es un espacio seguro para el niño, es su primer entorno, debe, al igual que todos los integrantes de casa sentirse incluido, habrá espacios que no sean permitidos para jugar, esas son reglas de convivencia que deben quedar claras desde un inicio, pero debemos entender que una casa con niños es una casa que debe tener áreas donde pueda jugar libremente.



81 visualizaciones2 comentarios
bottom of page